jueves, 26 de octubre de 2017

Stegosaurus: El padre de todas las aves.

Hoy en día hay un consenso en la comunidad científica que acepta que un grupo de dinosaurios carnívoros dio lugar a las aves. La idea de dicha evolución ya se propuso en la década de los 70' del siglo XX, gracias al descubrimiento del Deinonychus, un dinosaurio carnívoro similar al Velociraptor.

Sin embargo hay noticias del pasado que sorprenden al avezado paleontólogo. En la revista "Alrededor del Mundo" de 1920, se plasmaba el siguiente titular: "EL PADRE DE TODAS LAS AVES".
Y el artículo dice lo siguiente:

"Hace cosa de un millón de años, durante el período llamado Jurásico, cuando la tierra era un inmenso pantano, la Naturaleza hacía fantásticas pruebas creando verdaderos monstruos animales. (…) Entre todos estos monstruos, ninguno tan interesante para el hombre como el estegosauro."

"No es, sin embargo, su tamaño lo que más ha llamado la atención de los naturalistas, sino las aletas que en doble fila salen de su dorso desde la cabeza hasta la mitad de la cola.
Durante cerca de medio siglo los paleontólogos del mundo han tratado de explicar el uso de las grandes aletas, y después de varios estudios han sacado su consecuencia, gracias a un esqueleto casi completo del estegosauro."

"Las aletas misteriosas no estaban unidas a la espina dorsal, ni eran de hueso, sino de naturaleza córnea, flexibles y fáciles de manejar y darles movimiento con los músculos del gran cuerpo. Eran estas aletas, (…) podían levantarse o bajarse y transportar a grandes saltos por el aire los enormes corpachones, a permitir al monstruo deslizarse por el aire desde una altura a un nivel inferior.
Además se encontró que el peso de este deicosauro no era tan grande  como se creía. Sus grandes huesos eran huecos y con cámaras aéreas como las de las aves, y las aletas muy ligeras.
Todo esto hace creer que este animal fue el precursor de los aeroplanos, de las máquinas voladoras más pesadas que el aire y es más, el padre de todas las aves, y que sus aletas fueron el primer paso para la evolución de las alas cubiertas de pluma."

Así de contundente e innovadora era la información que ofrecía la revista "Alrededor del Mundo". Ahora parece una teoría descabellada dentro del mundo paleontológico, pero en su día fue una de las muchas teorías que se plantearon para solucionar el enigma de dichas placas del lomo. En futuros post ahondaremos en las diversas teorías.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustacines: Revista Alrededor del mundo.
Fuentes:
- Revista Alrededor del mundo. 1920.



lunes, 9 de octubre de 2017

Mario Laurino. Una historia escrita con huesos.

En Octubre de 2014 el área de Paleontología del Instituto Alavés de la Naturaleza (I.A.N) quedó huérfana. Mario Laurino, dedicó su vida a rescatar cientos de huesos  fósiles hasta formar una osteoteca que incluye restos de osos de las cavernas, bisontes, jaguares europeos, ciervos gigantes y otros muchos animales que poblaron Álava durante el Cuaternario. Fue mi mentor y quien me abrió las puertas del I.A.N. sin recelos. Aprovecho para darte las gracias maestro, allí donde estés, por esas tardes de verano rodeado de huesos.

El espeleólogo Mario Laurino.
Mario vivía en un mundo poblado por criaturas increíbles dueñas del pasado, un mundo difícil de comprender para el urbanita anclado en el presente por lo diferente que era aquel mundo del nuestro. Pero Mario siempre tuvo tiempo para responder las preguntas y acercar la prehistoria al curioso ávido de respuestas, pues su hábitat eran las cuevas, y allí en soledad, en el interior de la caverna, buscaba pedacitos de historia con la luz del carburo como compañera.

La cueva tiene magia, su evocadora oscuridad te traslada miles de años atrás y es fácil imaginar a los osos de las cavernas rascando con sus uñas en el barro húmedo de las paredes, donde su marca aún está presente. Mario paseó por esas cuevas y probablemente imaginó también al gran oso, a la hiena y al león de las cavernas. Por desgracia esas criaturas desaparecieron, al igual que Mario, pero nos queda su legado. Nos queda un tesoro que no es de oro, es un inmenso libro con páginas de hueso y diente, un libro que nos cuenta la apasionante historia de nuestra tierra hace miles de años. Una historia que solo los hermanos del oso, de la hiena, del bisonte y del uro,  solo los que son como Mario, son capaces de leer.

El deseo de Mario era que la osteoteca ocupara el lugar que merecía y fuera accesible a los expertos. Hoy podemos decir por fin que su deseo se ha logrado, no sin esfuerzo en 2017 la osteoteca se ha trasladado a un área del Museo de Arqueología de Vitoria donde estamos seguros que estará custodiada como se merece. 

Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: Instituto Alavés de la Naturaleza.


http://www.ian-ani.org/index.php?option=com_content&view=frontpage&Itemid=118&lang=es

Museo Geominero de Madrid.

Durante estos 25 años en los que he viajado y disfrutado de la paleontología, visitando yacimientos y museos, no me he encontrado con un edificio tan bello como el que acoge al Museo Geominero de Madrid.

No sé si es por la vidriera del techo de su sala principal,  o por sus  vitrinas envejecidas por el paso de los años. Quizá simplemente la magia resida en su conjunto, en observar los fósiles y los minerales que pueblan su excelente colección, clasificados en esas vitrinas que en sí mismas son objetos de coleccionista y que adquieren una luz inigualable si el astro sol tiene a bien regalarnos su luz.

Sin embargo, el interés no reside únicamente en la estética del edificio sino en el contenido de la magnífica colección que posee el museo. Es muy difícil resumir su contenido o destacar piezas en concreto, por eso diré que la colección paleontológica hace un repaso cronológico por la historia de la tierra mostrando diferentes fósiles de toda la geografía nacional, incluyendo piezas de nivel internacional.

Hay que dejar claro que para los amantes de los fósiles de invertebrados el Museo Geominero es el paraíso, ya que la colección en su mayoría se compone de este tipo de piezas. Sin embargo algunas piezas de vertebrados son muy destacables por su calidad.

La sala principal es presidida por un esqueleto incompleto de Anancus arvernensis, un mastodonte que tenía unos colmillos de hasta 4 metros de longitud. El especimen se conserva en la forma en que se encontró en el yacimiento de Las Higueruelas, Ciudad Real. 
Fto. mandíbula infantil neandertal.
También sumamente interesantes son los restos de la Cueva de los Torrejones, en Guadalajara que aportan restos faunísticos del Pleistoceno: Leopardos europeos, tortugas terrestres, caballos prehistoricos, grandes bóvidos, cérvidos... etc. También quedó preservada la actividad del hombre prehistórico, del que nos han quedado sus herramientas de piedra y excepcionalmente algunos huesos y dientes. Sabemos que el Homo sapiens neandertalensis (hombre de neandertal) vivió o permaneció durante un tiempo en esta cueva.

Todo curioso y amante de la paleontología debería visitar este museo alguna vez, ya que además de ser interesante y disponer de una estética bella, es además gratuito.

NO TE PUEDES PERDER:
- Esqueleto incompleto de Anancus arvernensis (mastodonte).
- Huesos y dientes de Neandertal.
- Esqueleto completo de Ursus spelaeus (oso de las cavernas).

Ubicación:
c/ Ríos Rosas, 23. 28003-Madrid.
Teléfono +34 913 495 700
Página web oficial: http://www.igme.es/museo/

Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: Germán Zanza López.


https://www.jurassic-dreams.com/
 

sábado, 2 de septiembre de 2017

Los dinosaurios mejor conservados.



https://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2017/08/los-dinosaurios-mejor-conservados.html


https://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2017/09/los-dinosaurios-mejor-conservados.html


https://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2017/09/los-dinosaurios-mejor-conservados_2.html


https://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2017/09/los-dinosaurios-mejor-conservados_15.html


https://blogmadeinpangea.blogspot.com.es/2017/08/borealopelta-una-fosilizacion-unica.html

Los dinosaurios mejor conservados: Scolosaurus.

Canadá es tierra de dinosaurios y además el ambiente que se dio durante el Cretácico ha favorecido que en no pocos casos, su estado de conservación sea asombroso. Es cuerpo momificado del Scolosaurus cutleri, fue la antesala de lo que estaba por llegar en 2017 con Borealopelta. 
Arriba, detalle de la armadura. Abajo, esqueleto.

El esqueleto se descubrió en 1914, en Alberta Canadá. Durante décadas se atribuyó a la especie Euoplocephalus, pero a partir de 2013 se clasificó como Scolosaurus, aunque las diferencias son sutiles y podrían deberse a dimorfismos entre machos y hembras.

Gracias a este espécimen se revelaron muchos detalles anatómicos de la armadura que recubría a los anquilosaurios. Hasta entonces se habían descubierto algunas piezas de dicha armadura, lo que evidenciaba su presencia, pero sin saber con detalle como se componía y distribuía sobre el cuerpo.

El Scolosaurus medía aproximadamente 6 metros de longitud y pesaba 2,5 toneladas, un dinosaurio blindado voluminoso, de patas cortas y robustas perfectas para mantener su vientre


Scolosaurus era un dinosaurio robusto y con buenas defensas, medía 6 metros de longitud y pesaba alrededor de 2,5 toneladas. Las patas cortas y robustas mantenían su vientre, la parte más vulnerable, cerca del suelo. En el extremo de su cola se cree que poseía una maza robusta, aunque no se ha conservado en este ejemplar otros anquilosaurios la poseen, por lo que se le suele representar con ella.

Confiemos en que Canadá y sus excelentes sedimentos continúen proveyendo a los paleontólogos de especímenes tan extraordinarios y se obtengan así respuestas de ese misterioso pasado Cretácico. Pincha aquí para conocer más casos sorprendentes.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones:  www.vignette2.wikia.nocookie.net
Fotografías: www.yooniqimages.com
Fuentes:
- Penkalski, P.; Blows, W.T. (2013). "Scolosaurus cutleri (Ornithischia: Ankylosauria) from the Upper Cretaceous Dinosaur Park Formation of Alberta, Canada". Canadian Journal of Earth Sciences: 130110052638009
- Coombs W. (1971) The Ankylosauridae. Ph.D. thesis, Columbia University, New York, NY, 487 p.


https://www.jurassic-dreams.com/

Los dinosaurios mejor conservados: Sinosauropteryx.

En este pequeño recorrido por los dinosaurios mejor conservados no podía faltar un dinosaurio Chino. La gran cantidad de dinosaurios con plumas perfectamente conservadas que ha aportado este país a la paleontología, ha cambiado el concepto que hasta ahora se tenía de los dinosaurios carnívoros. 


Sinosauropteryx es uno de esos pequeños dinosaurios emplumados que nace de los excelentes sedimentos chinos, pero no solo ha quedado impregnada en la roca la marca de su plumaje, otros interesantes detalles hacen imprescindible que hablemos de él.

Detalle del plumaje primitivo.
De nuevo un lago con una tasa baja de oxígeno tuvo que ser el aliado para una fosilización así, de otra manera, no se hubieran conservado los órganos internos. Si nos fijamos en el vientre del dinosaurio apreciamos un área oscura de tonos marrones que pasa por debajo de las piernas y se extiende hasta la zona que ocuparía la cloaca. Se trata de los órganos internos del dinosaurio, que por desgracia solo se pueden intuir.

Otro detalle muy interesante es el punto marrón oscuro que ocupa toda la cuenca ocular. Es la clara marca que dejó el ojo al fosilizarse el dinosaurio. Son pocos los casos en los que han quedado este tipo de detalles en un fósil.

Sinosauropteryx vivió durante el Cretácico hace 120 millones de años. Sabemos que se alimentaba de pequeños mamíferos y reptiles, ya que otros ejemplares muy bien fosilizados presentan en su vientre restos fosilizados de estos animales. Así que pese a su tamaño eran veloces cazadores.

Para finalizar daremos un último detalle. Este ejemplar de Sinosauropteryx apareció cuando un agricultor aficionado a los fósiles partía por la mitad láminas de sedimento. Al separar ambas partes vio el dinosaurio por duplicado, es decir, cada una de las partes separadas poseía una copia del animal. Los fósiles fueron vendidos a dos museos: Museo Geológico Nacional de Pekín y el Instituto de Geología y Paleontología de Nankín. Pincha aquí para conocer más casos sorprendentes.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones:  Julius T. Csotonyi, www.csotonyi.com
Fotografías: www.topbirdingtours.com, www.pigeonchess.com
Fuentes:
- Nature News: Fossil feathers reveal dinosaurs' true colours.
- Currie, P.J. and Chen, P. j. (2001). "Anatomy of sinosauropteryx prima from Liaoning, northeastern China." Canadian Journal of Earth Sciences, 38 (1): 705-727.
- Chen, P., Dong, Z. y Zhen, S. (1998). "An exceptionally well-preserved theropod dinosaur from the Yixian Formation of China". Nature.


 https://www.jurassic-dreams.com/

Los dinosaurios mejor conservados: Scipionyx.

Que mejor nombre para un dinosaurio italiano que Scipionyx. Su polivalente nombre hace referencia al Geólogo Scipione Breislak, que describió el lugar donde se encontró el fósil y a Escipión, que derrotó a Aníbal Barca en la Segunda Guerra Púnica. Unido al término onyx del griego, que significa Garra. 

En tonos marrones se pueden distinguir los diferentes órganos internos.

Su descubridor fue un aficionado a los fósiles que lo encontró en 1981 durante una de sus excursiones. Mantuvo el ejemplar en su colección hasta 1992, momento en el que dos paleontólogos visitaron su colección y quedaron asombrados ante el pequeño dinosaurio.
Italia no es una tierra propicia para la búsqueda de dinosaurios, son muy pocas las especies descritas y de hecho, Scipionyx, fue el primer dinosaurio descrito de Italia. 

Detalle de los órganos internos.
El ejemplar es un individuo inmaduro con un estado de conservación excepcional. Debió de vivir en un ambiente de lagos con una tasa de oxígeno muy baja que ayudó a la conservación de tejidos blandos y muy delicados. ¿Pero qué es lo que podemos ver en el fósil?

Posee impresiones fósiles de algunos órganos internos: Parte de la tráquea, hígado, intestinos, y músculos que fueron preservados en el limo del fondo del lago. El hígado está tan bien preservado que retiene la forma y el color original. Este tipo de datos sobre la anatomía interna de los dinosaurios solo pueden suponerse y gracias a fósiles como el de Scipionyx, se obtienen respuestas. Como curiosidad, el intestino era más corto de lo esperado, lo que indica que pudo poseer un proceso digestivo muy eficiente. Este detalle favorece que fuera carnívoro, un depredador de pequeños reptiles e insectos.

Como no podía ser de otra manera, en 1998 fue portada de Nature. Y es que Scipionyx es considerado uno de los mejores fósiles de vertebrados descubierto. Pincha aquí para conocer más casos sorprendentes.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: www.devianart.net
Fotografías: www.es.dreamstime.com, www.researchgate.net
Fuentes: 
- Poling, Jeff (1998). "Skippy the dinosaur". Journal of Dinosaur Paleontology.

- Dal Sasso, C. and Signore, M. (1998). "Excepcional soft tissue preservation in a theropod dinosaur from Italy." Nature.


 https://www.jurassic-dreams.com/

jueves, 31 de agosto de 2017

Los dinosaurios mejor conservados: Edmontosaurus.

Comenzamos este peculiar recorrido por los dinosaurios mejor conservados hablando de dos ejemplares de Edmontosaurus. El primer ejemplar del que vamos a hablar se descubrió en 1908 en Wyoming. El fósil era tan llamativo que se le llamó “momia de Trachodon”, y es uno de los Edmontosaurus mejor conservados.

Momia de "Trachodon"
Junto a los huesos articulados, se pueden ver los músculos y restos de la piel del dinosaurio. La piel se componía de nódulos gruesos y formaba “escamas” de gran tamaño. Tuvo que ser una piel fuerte que servía de defensa ante pequeños depredadores, pero que ofrecía poca resistencia ante los dinosaurios carnívoros de mayor tamaño.

Este ejemplar fosilizado ayudó a saber como era la piel y ciertas partes de la musculatura de los Edmontosaurus. Pero había aún misterios por resolver que se iban a revelar en un fósil descubierto en 2014.

En naranja la cresta, en amarillo la piel.
Fue descubierto en Canadá y en el fósil se ha conservado la parte final de cráneo y parte del cuello. ¿Cuál es la importancia principal de este descubrimiento? A parte de que se han encontrado restos de la piel fosilizada del cuello, y evidencia de detalles anatómicos muy interesantes sobre esa parte del cuerpo; también se ha conservado la marca de una cresta en la cabeza.

El cráneo del Edmontosaurus no presenta ningún tipo de protuberancia ósea que señale la presencia de una cresta, como sí ocurre en otras especies de dinosaurios de esta familia. Por lo tanto, estamos ante la primera cresta compuesta únicamente por tejido blando en este tipo de dinosaurios.

Tamaño y forma actualizada del Edmontosaurus.

Como suele ocurrir en paleontología, un descubrimiento responde a una pregunta y plantea muchas más. Ahora sabemos que algunos ejemplares de Edmontosaurus tenían crestas, pero ¿Todos los ejemplares las tenían? ¿Sólo la poseían los individuos adultos? ¿Sólo los machos de la especie? ¿O ambos sexos las tenían pero eran de mayor tamaño en uno de ellos como marca de dimorfismo?

Interrogantes todos ellos que quedan archivados a espera de nuevas pruebas que resuelvan el caso. Pincha aquí para conocer más casos sorprendentes.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: Julius Csotonyi.
Fotografías: www.carnivoraforum.com, www.sciencedirect.com
Fuentes:
- Lambe, L, (1917). "A new genus and species of crestless hadrosaur from the Edmonton Formation of Alberta.". The Ottawa Naturalist 31 (7): pp. 65-73.
- www.ABC.es
- www.blog.rtve.es
 

https://www.jurassic-dreams.com/


jueves, 24 de agosto de 2017

Borealopelta, una fosilización única.

Las fotografías del dinosaurio acorazado mejor conservado del mundo han inundado las redes sociales y ahora al fin tiene nombre, Borealopelta markmitchelli.

Fósil de Borealopelta.
Se trata de un nodosaurio que vivió hace aproximadamente 125 millones de años, en el período Cretácico, en lo que hoy es Canadá. Su conservación excepcional se debe a que su cuerpo cayó en el mar, al hundirse su espalda en el sedimento y quedar "panza arriba", su coraza fue rápidamente cubierta por el sedimento.

Ciertos sectores de aficionados a la paleontología han planteado que hay dinosaurios mucho mejor conservados. Es cierto, hay dinosaurios de pequeño tamaño que al fosilizarse han preservado incluso parte de sus órganos internos o restos de los ojos. Pero son fósiles de animales pequeños, no del tamaño del Borealopelta, y además no se han conservado en tres dimensiones. Borealopelta conserva restos blandos fosilizados pero en tres dimensiones y con un estado de preservación único.

Si bien los dinosaurios acorazados cuentan con la ventaja de su dura armadura para preservarse mejor, Borealopelta va un poco más allá, además de su dura armadura se han conservado restos de sus vainas de queratina, que recubren el "hueso" de sus espinas, y también piel superpuesta. Además se conservaron melanosomas que indican un tono de piel rojizo con contrasombreado, por lo que se sabe que el tono de su piel era rojizo y podía mimetizarse en un entorno boscoso.

Izq. Ilustración de borealopelta. Dcha. Vista superior del fósil.

Hoy en día no hay ningún animal del tamaño del Borealopelta que utilice el "camuflaje" para protegerse de los depredadores. Hay que tener en cuenta que este dinosaurio pesaba más de 1.300 kilogramos, tenía largas espinas en los hombros y el cuello, lomo y cola protegidos con nódulos de hueso y queratina que formaban una armadura. Pese a tal equipamiento, la evolución le dotó de una tonalidad de piel propicia para el camuflaje en ambientes boscosos.

Sólo nos queda imaginar a los depredadores a los que se enfrentaba Borealopelta. No debió de ser fácil sobrevivir en el entorno Cretácico de Canadá en aquel tiempo, cuando ni siquiera un dinosaurio "tanque" estaba a salvo.
Pincha aquí para conocer más casos sorprendentes.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: Royal Tyrell Museum.
Fotografías: National Geographic. 
Fuentes:
- Revista National Geographic.
- www.elpais.es
- www.ABC.es


https://www.jurassic-dreams.com/

miércoles, 16 de agosto de 2017

La persecución de Glen Rose.

La Formación Glen Rose en Texas, EE.UU., posee uno de los conjuntos de yacimientos con huellas de dinosaurio más importantes del mundo. Uno de los rastros más emblemáticos es el rastro de un dinosaurio saurópodo que es perseguido por otro carnívoro. Se describió y excavó en 1940, pero corría el riesgo de ser dañado irremediablemente por la cercanía con el río Paluxy así que el conjunto de rastros fue dividido y alojado en diferentes instituciones. Durante el proceso una porción se destruyó inevitablemente.
Interpretación del rastro.

Hoy en día podemos una parte del rastro en el Texas Memorial Museum, y otra parte en el American Museum of Nature History. Una pequeña porción permanece en el río Paluxy a la intemperie, expuesto a las inclemencias naturales. Además la placa de el Texas Memorial Museum estaba muy deteriorada por el paso del tiempo y en 1988 se tuvieron que tomar medidas para su conservación.

El temor por perder una pieza tan interesante e histórica, motivó la iniciación de un proyecto de conservación y análisis sin precedentes. Utilizando técnicas fotométricas a las fotografías antiguas realizadas durante la excavación, interpretando los dibujos también del momento de la excavación y uniendo a estos datos los rastros conservados en la actualidad, se procedió a realizar un mapeado digital en 3D para reinterpretar todo el conjunto de huellas.

izq. Fotografía del descubrimiento; dcha. División del rastro.

Gracias al uso de esta tecnología se pudieron unir las placas conservadas en ambos museos, y añadir al contexto las partes que se destruyeron al dividir el rastro. Volviendo a ver las huellas tal y como las descubrieron hace 70 años.

La persecución de Glen Rose seguirá siendo uno de los conjuntos de huellas más interesantes del mundo. Por desgracia fue dañado de forma irreparable y nadie va a poder ver o tocar algunas de las partes del yacimiento. Nos queda el consuelo de haberle devuelto su valor científico ya que a partir de esas imágenes en 3D los científicos van a poder extraer mucha información. Aunque una pregunta quedará seguramente sin respuesta. ¿Atraparon esos dinosaurios carnívoros a su presa? 


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: www.devianart.com
Fotografías: www.pinterest.com, www.beg.utexas.edu
Fuentes: www.elpais.es


https://www.jurassic-dreams.com/

martes, 8 de agosto de 2017

Helicoprion. Un enigma bizarro.

Hace más de 100 años apareció un fósil enigmático con forma de espiral. El fósil se componía de dos partes principales, una ininterrumpida que formaba la espiral, y otra compuesta de partes individuales con forma triangular que se distribuían a lo largo de dicha espiral.

Nadie tenía claro de que se trataba, si era algún tipo de molusco, o eran los dientes de un extraño animal. Estudios detallados de las piezas triangulares determinaron que se trataba de dientes de una especie de tiburón, y durante más de un siglo los paleontólogos han tratado de desvelar el misterio y encontrar una solución que explique cómo estaban dispuestos dichos dientes y que función desempeñaban.

La Universidad de Idaho tiene la mayor colección de dientes de Helicoprion, nombre con el que se bautizó a este tiburón que vivió hace 280 millones de años, y gracias al análisis que reconocidos especialistas han realizado, se ha avanzado un poco más para conocer mejor a esta criatura.

Durante todos estos años de incertidumbre se habían propuesto las más diversas y atrevidas posibilidades: desde que se trataba de prolongaciones de las aletas, hasta que eran extravagantes adornos de la nariz. Por no mencionar las innumerables formas que se plantearon para su boca.
 
Arriba, diversas interpretaciones. Abajo, evolución artística.
Los tiburones son criaturas difíciles de reconstruir. Su esqueleto está compuesto de cartílago y su fosilización es excepcional, sin embargo, dichas excepciones suceden y es lo que ocurrió con Helicoprion en 2015. Un fósil mostraba restos sutiles del cartílago y mediante estudios en 3D del fósil se realizó una reconstrucción de su mandíbula.
 
Izq. Reconstrucción en 3D. Dcha. Fósil original de Helicoprion.

Los resultados son interesantes. Para empezar los dientes tienen todos una única raíz que los une y la forma de espiral va relevando los dientes viejos por otros nuevos. El tener una única raíz otorgaba a su mandíbula una gran potencia al morder. Además en la mandíbula superior no había dientes, pero sí un maxilar cartilaginoso robusto sobre el que ejercer presión.

Si tenemos que comparar la forma de la mandíbula de Helicoprión con un animal actual, podríamos compararlo con el cachalote, que tiene dientes en su mandíbula inferior, que es más estrecha que la superior. Aun así Helicoprion es un animal único, un tiburón muy especial que hemos comenzado a conocer.


Autor: Germán Zanza López.
Ilustraciones: Ray Troll.
Fotografías:  www.trollart.com, www.scontent.cdninstagram.com
Fuentes: 
- www.trollart.com
- www.abc.es
- www.tiburonpedia.com



lunes, 24 de julio de 2017

Excavación de un gran saurópodo en Torrelara.

Vista general del yacimiento.
Son las 11.30 de la mañana, el sol no da tregua en un cielo despejado de nubes y los paleontólogos se resguardan bajo una lona que cubre el yacimiento. Allí nos espera Fidel Torcida, paleontólogo, director del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes y responsable de la excavación de Torrelara. 

Nos reunimos con Fidel porque un dinosaurio lleva esperando 27 años para ser excavado, hoy por fin ese día ha llegado aunque la historia de este dinosaurio se extiende en el tiempo a lo largo de millones de años hasta el período Cretácico.

Autor del blog junto a Fidel Torcida (izq).
La primera pregunta es obvia, ¿Por qué han tenido que pasar 27 años para que los restos de este dinosaurio puedan recuperarse? El terreno, una propiedad privada, falta de financiación y otros yacimientos en los que trabajar han dilatado en el tiempo la intervención en Torrelara.
Ahora, un cambio de propietarios y un nuevo proyecto agrícola daban la oportunidad única de desenterrar al dinosaurio, "era ahora o nunca" nos dice Fidel Torcida, ya que la intención es explotar la finca en su totalidad, invadiendo la zona en la que hasta ahora reposaban los restos del dinosaurio y eso dificultaría los trabajos en un futuro.

Al conocer la historia de este Saurópodo de Torrelara, y al estar en una finca de explotación agrícola, pensamos que podría haberse descubierto durante los trabajos de labranza, pero Fidel nos corrige, "los primeros restos, un fémur, se descubrieron aquí" nos indica señalando una zona concreta del yacimiento, el lecho de un arroyo, "al circular el agua dejó expuesto el hueso y llamó la atención del propietario" que advirtió del descubrimiento.

La curiosidad por saber el tamaño del animal es evidente y así se lo hacemos saber al experto. "Por desgracia no han aparecido la escápula u otros huesos que pueden ayudarnos a determinar el tamaño del animal, pero podemos hacernos una idea de que era un animal realmente grande" Fidel acompaña sus palabras mostrándonos una vértebra caudal embalada y lista para ser trasladada al laboratorio. Su tamaño es enorme y aunque más pequeña, recuerda a la del recién presentado Europatitan eastwoodi.

Excavación del saurópodo de Torrelara.

Durante toda la entrevista un fantasma nos ha rondado, lo hemos sentido presente y se ha dejado ver. La política es un fantasma terrible por su influencia, y la falta de financiación para desarrollar proyectos como el de Torrelara, es la manera en que se manifiesta de la forma más terrorífica. Es lamentable que el motor de la paleontología de Salas de los Infantes sea la autofinanciación, un muy buen trabajo de la Fundación de los Dinosaurios de Castilla y León. Aunque en esta excavación la diputación de Burgos financia el 70% de la excavación, es evidente la falta de compromiso de las instituciones ante el patrimonio paleontológico que Burgos y sus dinosaurios nos ofrece.

Solo nos queda dar las gracias a Fidel Torcida, al Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes y esperamos que muy pronto el compromiso de un nuevo museo sea por fin una realidad.
Recuerda que puedes colaborar con la Fundación de Dinosaurios de Castilla y León.

Autor: Germán Zanza López.
Fotografías: Elena Rueda Saiz.


http://www.fundaciondinosaurioscyl.com/es/c/sobre-el-museo